LO ÚLTIMO

Desodorantes naturales se posicionan entre consumidores

Lo natural y las fine fragrances son dos importantes tendencias a observar en el mercado de los desodorantes y antitranspirantes en México. La ajetreada vida moderna no se puede comprender sin este producto esencial en la rutina de cuidado personal de hombres y mujeres, y sin la creciente preocupación por la salud y el uso de productos libres de sustancias tóxicas o dañinas para el cuerpo y el ambiente.

“La tendencia de vida saludable está impulsando principalmente el mercado de desodorantes en América del Norte, incluyendo México. Asimismo, la introducción de productos y formatos innovadores por parte de las empresas ha impulsado aún más la venta de desodorantes”, afirma un estudio de mercado de Mordor Intelligence.

El análisis indica que los efectos adversos de ciertas sustancias en los antitranspirantes han alimentado la demanda de desodorantes naturales y orgánicos. Es así como los consumidores —que antes de comprar se informan— buscan con mayor frecuencia ingredientes naturales y productos libres de componentes como aluminio o parabenos que pudieran afectar la piel o la salud.

Claims en tendencia
Natural
Orgánico
Sin aluminio
Sin parabenos
Libre de alcohol
Libre de fragancias sintéticas

La mayor conciencia sobre los beneficios de los productos naturales está incrementando la demanda de desodorantes que usan hierbas e ingredientes botánicos como pepino, aloe vera o lemongrass.

Esta tendencia a lo natural va al alza y ha cobrado tal fuerza que varias empresas se están centrando en la composición natural u orgánica para diferenciar sus productos, de acuerdo con Mordor Intelligence.

La adquisición en los últimos años de marcas locales por parte de empresas globales no es casualidad. Está el caso de Unilever que compró Schmidt’s Naturals para fortalecer su presencia en desodorantes naturales; o Procter & Gamble que hizo lo propio con Native, un fabricante de desodorantes naturales que le ayudó a expandirse en este segmento de mercado.

Oportunidades en el mercado mexicano

El escenario entre los consumidores mexicanos es un tanto distinto, aunque se prevé que en unos años las tendencias europeas y estadounidenses permeen el mercado nacional.

Si bien en los anaqueles del supermercado hay un sinfín de desodorantes y antitranspirantes, entre ellos los que ostentan claims referentes a lo natural, lo cierto es que tal como señala Mariana del Valle, responsable de Marketing en Eurofragance, en el mercado de América Latina, incluyendo México, todavía hay mucho por hacer.

“Podemos ver claims más naturales, pero la verdad es que todavía nos falta tener un consumidor más consciente en cuanto a los ingredientes. En México nos vamos con el packaging, la comunicación visual, y realmente el consumidor no revisa qué ingredientes tiene”, asegura la especialista.

Y lamenta que no exista una legislación estricta como en Europa o los Estados Unidos para garantizar que los productos sean más transparentes en cuanto a la funcionalidad y lo dañino que pueden llegar a ser ciertos ingredientes, pues aunque en México presenten claims asociados con lo natural, pocos son los que realmente pueden considerarse como tal.

“La verdad es que a la gente sigue sin preocuparle si tiene aluminio, si tiene alcohol, si tiene algún ingrediente que le genere alguna irritación en la piel, lo que quiere la gente es no oler mal”, dice Dulce Ruiz, Fragance Development Manager en Eurofragance.

Aunque la tendencia es un poco más lenta que en países desarrollados, cada vez hay mayor preocupación por ingredientes como las sales de aluminio que se han utilizado en las formulaciones para inhibir el mal olor y la sudoración, pero que en los últimos años han estado en controversia por la probabilidad de ser un agente de riesgo para desarrollar cáncer.

Otros componentes que también empiezan a ser descartados de las formulaciones son los parabenos y los sulfatos, de modo que también está creciendo la preferencia por los desodorantes más que por los antitranspirantes, debido a que éstos últimos —como explica Enrique de la Rosa, perfumista de Bell México— tapan los poros evitando la sudoración.

¿Qué busca el consumidor?
Protección de larga duración
Pieles sensibles
Fragancias duraderas
Libre de manchas en la ropa
Innovación en envase y aplicación
Perfil sustentable

En este sentido, los desodorantes minerales, que son opciones dermatológicas, están teniendo cada vez más éxito entre las personas que buscan cuidarse de los productos que puedan irritar la piel o entre quienes tienen pieles sensibles.

Respecto a las presentaciones, el spray es el más consumido por los mexicanos. Si bien hombres y mujeres se inclinan por los desodorantes en spray, éstas últimas también tienen predilección por el roll-on y los sticks.

“El spray siempre va a ir adelante con 35% del mercado versus el 29% y 28% de roll-on y sticks. O sea, sí hay poca diferencia, pero hay que hacer hincapié en que el spray ayuda muchísimo a la sensación de refrescar, a la sensación de perfumar, sobre todo para el hombre ayuda mucho. Ésta es la doble funcionalidad que tiene el desodorante en spray”, explica Mariana del Valle.

Adicionalmente los consumidores están demandando una duración mayor, por lo que las marcas están ofreciendo hasta 72 horas de protección, además de formatos ‘on the go’, porque el usuario necesita envases pequeños que se puedan llevar a todos lados.

Fine fragrance, tendencia al alza

Las fragancias o aromas que prefieren los mexicanos en sus desodorantes y antitranspirantes varían entre hombres y mujeres. Ellas eligen notas florales, frescas y frutales, mientras que ellos buscan las notas maderosas, cítricas y frescas o chipre, según explica Enrique de la Rosa, de Bell México.

“Hay muchos ingredientes en tendencia, y también en perfumación en cuanto a los hombres, algo muy importante es que las fragancias ya no van a ser mono-notas, la funcionalidad de proteger del mal olor también la tiene la parte de perfumación y vamos a ver perfiles sensoriales más sofisticados, notas muy de fine fragrance, ya no vamos a encontrar solamente las notas florales polvosas”, añade Dulce Ruiz, de Eurofragance.

El uso de fragancias finas es la segunda tendencia importante, y las firmas de lujo como Dior, Chanel, Tom Ford, DKNY y Hermés, por mencionar algunas, han encontrado en los desodorantes un nuevo nicho de mercado, sobre todo dirigido a los hombres.

La mayoría de las fragancias de desodorantes y antitranspirantes masculinos provienen de fine fragrance, a decir de Dulce Ruiz; aunque en el caso de los productos para mujeres son pocas las marcas que implementan esta estrategia, pues las consumidoras prefieren hacer la diferencia entre el desodorante y el perfume, mientras que los varones pueden optar por usar el desodorante y prescindir del perfume.

Las consumidoras prefieren hacer la diferencia entre el desodorante y el perfume

“Tenemos marcas como Dior que aplican su perfume en el desodorante, como J’adore, o Bleu de Chanel; Tom Ford tiene una nota de neroli en su desodorante que es muy limpia y agradable; está DKNY con su Cashmere Mist, y hay un antitranspirante muy bueno de Hermés que se llama Twilly, es uno de los perfumes más juveniles”, destaca De la Rosa.

En opinión del especialista, los desodorantes son la forma como las marcas de lujo están llevando sus fragancias a un público más amplio, pues mientras un perfume cuesta 2,000 pesos o más, aquellos con una fine fragrance pueden rondar los 200 pesos y tienen la doble funcionalidad de inhibir el mal olor y perfumar.

Estas tendencias, sin duda, seguirán creciendo en el mercado mexicano, sobre todo la preferencia por productos naturales y algunos ejemplos de esas son T’EO (Lush), Active Protection (Freshly), Déo Girls (Z&MA), por mencionar sólo algunos.

Verónica Alcántara

Staff PM

¡Tu opinión cuenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top
Translate »