LO ÚLTIMO

Exfoliación: Vitalidad para la piel y precursora de la belleza

La piel es un órgano esencial para mantener un cuerpo sano; está formada por tres capas funcionales: hipodermis, dermis y epidermis. Las tres dotan a la piel de un importante número de propiedades y funciones.

La capa más externa —y por tanto, más queratinizada— de la epidermis se denomina estrato córneo; está integrado por varias capas de corneocitos (4-5 capas de células) sometidas a una continua renovación. Gracias a esta estructura y a su activa regeneración se establece un equilibrio dinámico entre el proceso descamativo y el de diferenciación de las células de la capa basal de la epidermis. Esto permite mantener el grosor más o menos constante de esta estructura dérmica.

La descamación natural o exfoliación, es el proceso natural de renovación celular con el que se activan procesos enzimáticos y mecánicos, que en conjunto contribuyen a la eliminación de los queratinocitos muertos. Existen algunos factores que pueden alterar el proceso de descamación natural, por ejemplo, el envejecimiento (cambios hormonales), factores fisiológicos (pubertad, sobre producción de sebo), y causas ambientales (estrés, agresiones cutáneas), entre otros.

Una disminución en la capacidad del proceso de descamación lleva a la acumulación de las células muertas en la superficie, es decir, a un engrosamiento (hiperqueratosis) que se traduce en una piel seca y áspera o en una apariencia escamosa (ictiosis).

La descamación “forzada” será especialmente útil en todas aquellas situaciones en las que se detecten ciertas irregularidades o lentitud en el fenómeno natural de regeneración epidérmica.

Tipos de exfoliantes

Existen dos tipos principales de exfoliantes: mecánicos o físicos y químicos. Dentro de los exfoliantes mecánicos o físicos se encuentran los derivados de la naturaleza y los materiales plásticos.

Los exfoliantes naturales ofrecen múltiples beneficios a la piel, y cuando se producen de manera sostenible tienen un impacto mínimo en el planeta. En el caso de los materiales plásticos, a estos corresponden las perlas de polietileno o poliestireno, cuyo uso está prohibido debido a su no biodegradabilidad.

Entre los exfoliantes químicos se encuentran los alfa o beta-hidroxiácidos, enzimáticos y retinol. Estas opciones son más drásticas para la piel, toda vez que pueden causar irritación, irregularidades de la pigmentación, y no son aptas para pieles sensibles.

M. en F. Paula Espitia Reyes

Servicio Técnico, Aba México

¡Tu opinión cuenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top
Translate »