LO ÚLTIMO

Tendencias en empaques cosméticos

Sin duda el envase es un elemento importante en la experiencia de compra de un cosmético, porque debe ser congruente con la promesa de belleza del producto. Pero un envase de líneas hermosas no es suficiente, pues además debe poseer cualidades que mantengan intactas las propiedades de la formulación y ser compatible con el medio ambiente.

El director de la Asociación Nacional de Envase y Embalaje (AMEE), Hiram Cruz, afirma que un envase tiene tres funciones: contener, proteger y presentar el producto ante el consumidor.

“El envase es una herramienta de venta que llama la atención por su forma, material, tamaño e impresión. Si presenta el producto de forma óptima y a la par lo protege, entonces podemos hablar que es adecuado, independientemente del material”, señala el especialista.

De acuerdo con la AMEE, durante 2019 se fabricaron en México alrededor de 12.8 millones de toneladas de envases, 4% más que el año anterior, con un valor de 16,000 millones de dólares. Los contenedores de papel y cartón representaron 32.7%, plástico 29.3%, vidrio 19.5%, metal 18.1% y madera 0.4%.

La categoría de alimentos consume alrededor del 50% de la producción de envases; le sigue la de cosméticos y cuidado personal con 15%; cuidado del hogar 15%; farmacéuticos 10%; y otras categorías también 10%. Hiram Cruz considera que los envases para cosméticos y cuidado personal tienen un crecimiento interesante, que refleja el dinamismo y la innovación que caracteriza a esta industria.

Ecodiseño y biomateriales

En la industria cosmética el principal material que se ocupa en la fabricación de envases es el plástico, seguido del vidrio y del aluminio, así lo indica Fausto Brondo, director del Centro de Innovación en el Diseño de Empaque y Embalaje de la Universidad de Monterrey.

Hiram Cruz añade que en México la mayoría de los cosméticos se envasan en plásticos con aplicaciones técnicas de impresión porque resaltan las características de los productos.

Las resinas que destacan son el polietileno de alta densidad para tubos y frascos, así como el polipropileno, el poliestireno cristal y el PET que tienen características de cristalinidad, transparencia, resistencia, ligereza e impermeabilidad. Para los envases secundarios se usa sobre todo el cartón plegadizo debido a que ofrece una buena impresión con excelentes gráficos.

Sin embargo, frente a los problemas ambientales que representan los plásticos, el sector ha comenzado a utilizar materiales mucho más amigables; razón por la que las resinas también han sido sometidas a distintas modificaciones estructurales a fin de cumplir con un perfil más sustentable.

Carlos Torres, director Técnico y Asuntos Regulatorios de Natura México, asegura que en la industria cosmética las tendencias en empaques apuntan al ecodiseño y al uso de bioplásticos producidos a partir de residuos vegetales. En respuesta a esta preocupación ambiental, el vidrio y otros materiales reciclados vienen aumentando su participación.

La empresa Natura, por ejemplo, ha incorporado a sus empaques 50% de plásticos reciclados; 50% de materiales de origen renovable distintos a la celulosa; y 30% de vidrio reciclado.  En el camino a la circularidad de los envases, la firma sigue impulsando el empleo de refill o sachet para rellenar los contenedores.

“Reducimos el empleo de los plásticos al ser pioneros en el uso de repuestos desde hace 35 años, así alargamos la vida útil de nuestros envases y minimizamos la huella ambiental”, explica el directivo de la firma brasileña de cosméticos.

Con el uso de refill, Natura ha logrado reducir en 37% la generación de basura asociada con los envases regulares, así como disminuir en 47% la emisión de gases de efecto invernadero.

E-commerce cambia el enfoque

Hasta antes de la pandemia, la ergonomía y el impacto sensorial del envase eran aspectos primordiales debido a que la mayor parte de los consumidores acudía a las tiendas físicas a realizar sus compras. Sin embargo, hoy la realidad es distinta, los hábitos de consumo han cambiado a causa del COVID-19, y con ellos las ventas en línea se han disparado.

Con el crecimiento del comercio electrónico, ahora los empaques deben ser resistentes, con una forma y tamaño adecuados para ser almacenados y transportados de manera óptima.

Fausto Brondo explica que los empaques deben mantener un diseño gráfico atractivo, que distinga al producto de la competencia, pero también deben ser bastante informativos porque ahora el consumidor comienza a decidir desde una página web y no desde el anaquel.

Lógistica de e-commerce exige empaques más delgados y resistentes. Foto: Natura

Tanto el envase como el embalaje deben resistir el proceso logístico, por lo que se hacen pruebas de laboratorio para simular la vibración del transporte o la resistencia mecánica en la estiba por posibles caídas y golpes. Para el especialista es importante que el consumidor tenga una buena experiencia de compra, que también implica recibir el producto en buenas condiciones y que no sea difícil abrirlo.

Agrega que en el entorno actual, una de las tendencias es el empleo mínimo de material. Los envases y embalajes deben ser más delgados y resistentes para que ocupen menos espacio, soporten más peso y reduzcan la demanda de transporte, lo que se traduce en la emisión de menos CO2.

El efecto On the go

La ergonomía es un punto fundamental para el diseño de cualquier envase, y para el sector cosmético esta premisa no es la excepción. Hiram Cruz comenta que los empaques deben ser aptos para sujetarse con seguridad, sin que por eso deban dejar de ser atractivos.

Carlos Torres dice que Natura se ha inclinado por la sencillez de las formas, sin embargo, añade que hay una orientación hacia los envases de fácil transportación, es decir, que puedan llevarse en el bolso femenino o en el bolsillo del pantalón. Esto último tiene que ver con el auge de los cosméticos para caballero.

El directivo también apunta que debido a la pandemia, se espera un incremento de los envases que faciliten la aplicación, eviten derrames y causen una buena impresión, tanto visual como al tacto. Entre ellos menciona las bombas dosificadoras y los aerosoles.

Por último, es importante remarcar el tema de la circularidad. En las industrias de cosméticos y cuidado personal premisas como reducir, reusar y reciclar se sitúan con más frecuencia en el centro de las estrategias empresariales. Y aunque la implementación de estas conlleva costos adicionales, la realidad es que a mediano y largo plazos se convierten en una inversión altamente rentable para el medio ambiente y para la sociedad.


Nancy García

Staff PM

¡Tu opinión cuenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top
Translate »