Lo último

Impresión 3D florece en la industria cosmética

Si hay una tecnología capaz de transformar la manera de producir, esa es la impresión 3D –manufactura aditiva como se le conoce a nivel industrial– pues el boom que ha habido en los últimos años ha permitido que prácticamente cualquier empresa, de cualquier tamaño, pueda utilizarla.
La manufactura aditiva es un proceso mediante el cual se construyen objetos sólidos tridimensionales a partir de un archivo digital, utilizando un proceso aditivo, es decir, se van colocando capas de material hasta crear el objeto.

Esta no es una tecnología realmente nueva, pues su desarrollo comenzó en la década de los 80 y ha evolucionado de tal manera que hoy ya no sólo se puede imprimir con materiales plásticos, sino con metal, textiles, alimentos, medicamentos, e incluso cabello y piel.

Así que mientras industrias como la automotriz y aeroespacial utilizan la manufactura aditiva para hacer piezas de uso final, otras como la industria cosmética están comenzando a experimentar con nuevas posibilidades, más allá de los prototipos para envases y embalajes. Foreo, Adorn, INAIL y Smashbox Cosmetics, son algunas de las marcas que ya están innovando con impresión 3D.

El sistema MODA™, desarrollado por Foreo, combina la tecnología de impresión 3D con el escaneo facial y una aplicación para smartphone para reproducir tendencias de maquillaje. Recrea una composición de la geometría facial del usuario y de la pigmentación para aplicar un maquillaje completo en sólo 30 segundos: primero de larga duración y protección SPF; delineado; realce de color para ojos, mejillas y labios.

Adorn creó el primer aplicador de maquillaje 3D del mundo, que lleva un sensor incorporado para explorar el rostro de la persona, realiza una mezcla en su interior y después imprime la base de color perfecta según lo que requiera la usuaria en primavera, verano, otoño o invierno. Y es tan inteligente que ajusta la combinación para pieles grasas o secas a fin de que la base tenga una mayor duración y apariencia.

Ahora cualquier diseño de uñas será posible con la impresora 3D de color para uñas, INAIL™, creada por la marca del mismo nombre, que mediante un dispositivo que cuenta con una pantalla de alta definición y un panel táctil, permite colorear las uñas con cualquier diseño, de los miles que incluye o con los propios o de otros, ya que cuenta con un editor de imágenes muy fácil de manejar.
Tiene dos entradas USB para conectarse a cualquier dispositivo de almacenamiento o smartphone para importar los diseños de uñas; también está equipado con una cámara de 5 megapíxeles para imprimir cualquier fotografía sobre las uñas. Y es capaz de imprimir en uñas naturales o artificiales con alta calidad.

La marca Smashbox Cosmetics hizo un primer acercamiento a la impresión 3D de lápices labiales cuando lanzó su nueva línea de labiales convencionales Be Legendary con 120 nuevos tonos.
Como parte del lanzamiento hizo una promoción en la que regaló un lipstick impreso en 3D a las usuarias que hicieran una compra durante la fase de debut de la nueva línea. Esto podría ser el plan a futuro de la marca para personalizar sus productos, aprovechando la expectativa generada entre sus usuarias.

Mink es otro lanzamiento realizado por una inventora nata, emprendedora neoyorkina, quien diseñó un sistema para imprimir un maquillaje personalizado, incluso, en el empaque con las iniciales de quien lo ordena. Desde una página web, la persona elige las características de su maquillaje y en 48 horas obtiene su cosmético impreso, totalmente personalizado.
Una de las marcas líderes como L’Óreal está experimentando con impresión 3D de folículos pilosos en busca de encontrar un remedio a la calvicie, para ello se asoció con la empresa francesa Poietis, que desarrolló la impresión láser de estructuras celulares.
La tendencia mundial indica que la manufactura aditiva irá en aumento en los próximos años en prácticamente todos los sectores de la industria. Según el Wholers Report 2016, publicado por la firma reconocida en análisis de mercado de manufactura aditiva, Wohlers Associates, esta tecnología creció 25.9% en 2015.

Además, en ese año había 62 fabricantes de sistemas de manufactura aditiva de grado industrial, cuando en 2014 eran 49 y en 2011 sólo 31, lo que habla de la adopción de esta tecnología en las empresas en los últimos años.

Por regiones, América del Norte –incluyendo México– y Europa representan 68% de los ingresos generados por la impresión 3D, y son tres los sectores de la industria que destacan por la rápida adopción que han tenido: electrónico, automotriz y dispositivos médicos, de acuerdo con un estudio de la compañía de paquetería UPS y The Consumer Technology Association (CTA).

Más allá de los desarrollos que las empresas de belleza y cuidado personal están realizando, las ventajas de la manufactura aditiva consisten en que es una herramienta para acelerar el desarrollo de productos y su lanzamiento al mercado; permite la entrega de productos personalizados y la fabricación de lotes pequeños; también puede ayudar a crear productos más livianos con mayor ergonomía y mayor libertad de diseño.

La industria cosmética tiene una amplia gama de posibilidades con la impresión 3D, desde el diseño de empaques y prototipos, hasta el desarrollo de proveeduría de materiales, componentes y servicios para las compañías que están innovando con esta tecnología. Las oportunidades son infinitas.

Pies de foto:

1- Mink, sistema de impresión 3D para maquillaje personalizado
2- Be Legendary, primera línea de labiales 3D de Smashbox Cosmetics

Verónica Alcántara

Jefa de Redacción

¡Tu opinión cuenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

arrow
Translate »