LO ÚLTIMO

La industria mexicana del aerosol ante el COVID-19

Durante noviembre y diciembre de 2019 en Wuhan, China, se detectaron personas con síntomas de neumonía atípica. Inicialmente se creyó en un nuevo brote de SARS o MERS, dos síndromes respiratorios ya conocidos; pero no fue sino hasta enero de 2020 que se identificó como un nuevo tipo de coronavirus al que llamaron SARS-Cov-2 o COVID-19, patógeno causante de una de las pandemias más graves en la historia de la humanidad.

Al principio fue Asia el foco de infección con China y Corea del Sur como principales países infectados; después pasó a Europa donde Italia y España alcanzaron cifras récord en contagios y muertos; ahora se encuentra en América donde Estados Unidos encabeza la lista de más contagios y decesos, seguido de Brasil, Perú, Chile y México.

Si bien los daños de la pandemia son evidentes en el campo de la salud, también lo son en el económico, provocados por las cuarentenas, cierre de fronteras con restricciones al transporte, así como por la cuasi paralización del sector industrial, donde pararon los sectores considerados no esenciales.

Resiliencia, reto para fabricantes

Por tratarse de un sistema de envasado utilizado en una amplia gama de productos, el aerosol como empaque no paró su producción ante la contingencia provocada a escala mundial por el COVID-19, pero sí se dio una modificación en la tendencia del mercado.

A decir de Jaime Verver, gerente general de la tercerizadora Envatec, el aerosol, al igual que otros productos, se vio afectado al no ser un producto catalogado de primera necesidad.

En tanto, Miguel Durán, gerente general de Enpack de México, señala que las medidas implementadas por la Secretaría de Salud, como los cierres obligados a comercios, afectó la venta de aerosoles.

Por su parte, Abraham Mendoza, presidente del Instituto Mexicano del Aerosol (IMAAC), asegura: “Como cualquier otra actividad industrial, nuestro sector ha sufrido de la disminución de producción, sin embargo, el aerosol al ser multifuncional se ha adaptado para aplicaciones necesarias y socorridas para los clientes.”

Arianna Chang, Sales Manager Mexico & Central America de Lindal México, considera que “En realidad, la pandemia ha generado oportunidades e impactado positivamente a la industria en cuanto a ventas se refiere. Productos como desinfectantes o sanitizantes cuyo volumen era marginal, en los últimos meses se ha disparado de manera impresionante”.

Para Abraham Mendoza lo que ocurre en el país no difiere de lo que sucede a nivel mundial, por lo que los maquiladores de aerosol —al contar con otras soluciones de envasado— se han empleado para desarrollar productos acordes con las necesidades del mercado. Esto ha permitido que la industria no haya cerrado, y estar dentro de las actividades esenciales.

El presidente del IMAAC asegura que aún es difícil para el sector saber cuál ha sido el consumo de aerosoles en estos últimos meses, debido a que las tiendas comerciales o los grandes distribuidores han estado muy cautelosos en el manejo de sus inventarios, apostando más por alimentos y artículos de farmacia.

Poco spray para cabello y mucho desinfectante

El consumo del aerosol en tiempos de la pandemia ha cambiado radicalmente: de acuerdo con el IMAAC, la producción de aerosoles en México durante 2018 fue de 644.54 millones de unidades, de los cuales 406.15 millones fueron productos para el cuidado personal y cosmético, representando el 63% de la producción total, mientras que los productos para el hogar sumaron 48.69 millones, que es el 7% de los aerosoles en México en el período señalado.

Sin embargo, parece que los números este año podrían cambiar. De acuerdo con estimaciones de Jaime Verver, en lo que va de la pandemia la producción de gel antibacterial pudo haber crecido 1000%, mientras que la de desinfectante en aerosol hasta 400%.

Abraham Mendoza coincide con esta opinión, al detectar la disminución de aerosoles para el cuidado personal y el crecimiento de los desinfectantes de superficies. En este sentido, asegura: “Las ventajas de usar el desinfectante en aerosol consiste en su buen rendimiento y su eficaz acción para eliminar los virus. Hay una gran oportunidad de poder posicionar una marca mexicana en el mercado y hacer una línea amplia y en constante evolución”.

Problemas para la producción

Aunque los fabricantes de aerosoles no han parado, sí se han visto afectados por la falta de insumos para la manufactura de sus productos, así como por las restricciones impuestas debido a la cuarentena y a las medidas de sana distancia,

Para el gerente general de Envatec, la industria no estaba preparada para la gran demanda de gel antibacterial y aerosol desinfectante, por ello se ha presentado escasez de materias primas. Una de estas es el carbopol, ingrediente que, en palabras de Miguel Durán, es complicado encontrar en el mercado.

Abraham Mendoza explica que la falta de insumos depende del aerosol que se vaya a fabricar: “El alcohol es un insumo para muchos productos y más para desinfectante. En este caso en particular, sí es reducido el abasto de alcohol de buena calidad”.

“El segmento de desinfectantes y sanitizantes se ha fortalecido, generando un crecimiento importante en la producción y consumo de aerosoles en México”

A lo anterior se agrega las medidas precautorias para disminuir los contagios. Al respecto, Jaime Verver comenta sobre la necesidad de reducir el número de trabajadores dentro de la planta para guardar la sana distancia.

Abraham Mendoza se enfoca en la implementación del sistema homeoffice, por lo que la producción se ha ralentizado, y agrega: “Los socios del IMAAC no han confirmado ningún contagio, esto porque desde el principio se pusieron en marchas filtros para una buena administración de riesgos. No somos ajenos al tema de seguridad ni de controles, sólo los hicimos más rigurosos y estrictos.

“Sin embargo, emplear medidas como la sana distancia hace más complicado tener a los trabajadores en las líneas en el mismo espacio, esto quiere decir que sí se ha bajado la eficiencia productiva, pero como sabemos es temporal y da oportunidad de poner en marcha acciones para que el costo de la reincorporación a la normalidad sea menor”, pondera el dirigente del Instituto.

¿Cambiará la tendencia en el consumo de aerosoles?

Definitivamente no se sabe, según los entrevistados, lo que sí tienen claro es que los desinfectantes en aerosol tendrán un papel tan importante como el de los insecticidas en los hogares, al menos hasta que termine la pandemia o quizá más allá.

Para el ingeniero Mendoza la industria del aerosol es de las pocas afortunadas que saldrá avante pese a la situación; afirma que no se debe posicionar al aerosol como un producto comodity para que pueda estar al alcance de todos los sectores, a través de canales como el e-commerce que la misma pandemia está impulsando. “El que salga de esta pandemia sin ideas nuevas y formas de hacer mejor las cosas, no entendió el problema”, remata el entrevistado.

Arianna Chang menciona que el COVID-19 movió de la zona de confort a muchas de las empresas, por lo que cambió la forma en la que regularmente operaban: “Definitivamente, creo que el segmento de desinfectantes y sanitizantes se ha fortalecido generando un crecimiento genuino en la producción y consumo de aerosoles en México”.

El COVID-19 está provocando reacomodos importantes en sectores y empresas. Aún es prematuro saber con certeza cuál será el verdadero impacto de la pandemia en el consumo de cosméticos y productos de cuidado personal en aerosol, pero algo es seguro, seguirán siendo importantes para la higiene y el bienestar de las personas.

Nancy García

Staff PM

¡Tu opinión cuenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top
Translate »